Nuestros encuentros con el Papa Francisco

Por Andrea Isabel Marín y Julio Isidro Pérez*

Viedma.- (APP) Haber podido estar con el Sumo Pontifice y conversar con el en tres oportunidades han sido realmente impactantes. Y no sólo porque Francisco es argentino, sino un líder mundial en su condición de jefe de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Recordamos esos encuentros en nuestro carácter de consultores en esa actividad tan importante como es el turismo.

Formamos parte de SKAL Internacional, la entidad que nuclea en el mundo a los ejecutivos y profesionales del turismo

Ello nos ha llevado participar con la delegación de los asociados de ese movimiento en Argentina, a viajar para asistir a congresos latinoamericanos y mundiales.

Asi hemos estado en Asuncion del Paraguay, Bogota, Panama, Mexico, Monaco,Hyderabad(India) y Mombasa (Kenia)

Previo a esas reuniones  visitamos Madrid, Barcelona, Paris, Londres, Ámsterdam, Nueva Delhi y Johannesburgo, entre otros lugares.

Algo impactante fue la visita al Vaticano, el21 de octubre de 2015 donde estuvimos con Guillermo Karcher, recordado eclesiástico argentino, quien fue cuando Francisco tras ser elegido Papa y salir de la Capilla Sixtina, dirigiéndose a los balcones de la Basílica en la plaza San Pedro,  lo acompaño y le sostuvo el micrófono en el que el nuevo pontífice pronuncio sus primeras palabras y recordó que “•vengo del fin del mundo”.

Al ser recibidos, por Pontífice le entregamos una estatuilla en madera, de San Francisco de Asís, que le encargamos al sacerdote artesano Juan Carlos Alfaya, quien reside en la ciudad de Neuquén.

Fue a través de la Fundación FUND ASIS, de la que somos integrantes, que llegamos a tener ese encuentro inolvidable.

Le comunicamos en esa oportunidad a Francisco el trabajo ininterrumpido que viene realizando la ONG a lo largo de estos años, ofreciendo una amplia gama de capacitaciones en gastronomía, hotelería y turismo, como así también el dictado de talleres, conferencias, entre otras acciones en las Provincia patagónicas de Rio Negro y Neuquén.

También le manifestamos la importancia de capacitar a los jóvenes sin trabajo, para orientarlos a los efectos de insertarlos en el campo laboral.

Un nuevo  contacto se produjo el 6 de marzo de 2016 con la participación de  Lucia Quiroga y Juan Carlos Marín.

 Posteriormente el 26 octubre del mismo año volvimos  a encontrarnos con Francisco, lo que nos permitió en que los diálogos mantenidos demostraron su profundo sentimiento espiritual y social.

Le recordamos  su presencia en Chimpay, en la Provincia de Rio Negro el 7 de julio de 2007, cuando como siendo el cardenal Jorge Bergoglio, en su condición de presidente del Episcopado argentino junto al enviado del entonces Papa Benedicto XVI –el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal  Tarcisio Bertone- presidieron el acto de beatificación de Ceferino Namuncura.

De esa forma estaba abierto el camino para el definitivo paso, que es el de la canonización, es decir permitir que sea un santo.

Y ahí se produjo, para nosotros una circunstancia muy especial; tres días antes del encuentro que mantuvimos con Francisco, él había presidido en la plaza San Pedro, la canonización del sacerdote argentino José Gabriel Brochero, conocido como el cura gaucho.

Como respuesta a nuestra inquietud sobre cuándo llegaría a ser santo Ceferino, el Sumo Pontífice nos miro sonriente, no siguió la conversación que manteníamos, guardo silencio y nos abrazó. Nuestra emoción fue enorme, pero creímos entender ese gesto como un anticipo de la próxima llegada a los altares de Ceferino.

También esos encuentros con Francisco, nos permitieron conocer en profundidad la Ciudad del Vaticano, su interior, algunos sitios no muy conocidos, como  la farmacia, el edificio del periódico L`Observatore Romano y la tv oficial, el supermercado, los jardines y los visitados por los creyentes y los turistas, como  la Basílica de San Pedro.

En todas las oportunidades el Papa se despidió manifestándonos la frase conocida de el: “recen por mí”.

*Licenciada y experto en turismo